martes, 24 de marzo de 2015

Stabat Mater


Ayer, curiosamente, oí decir al contratenor francés Philippe Jaroussky, en una entrevista en televisión, que la mayoría de las personas se sentían extrañadas cuando descubrían que él era ateo. ¡Pero cómo puede ser!, exclamaban asombradas. Efectivamente, la labor de un cantante es como la de un actor interpretando a sus personajes, explicaba, y el hecho de que en mi repertorio las canciones sean mayoritariamente de música sacra no debería llevarnos a suponer otra cosa más que lo que es, de la misma manera que un actor que interprete casi siempre personajes malvados no debería llevarnos a suponer que en la vida real también será un villano.

Hueso sacro

En mi caso, como no creyente, ni estudiante, ni practicante, tengo una doble y contradictoria actitud frente al cristianismo; por un lado la inevitable inseguridad de tratar un tema grandemente desconocido por mí, y por otro, el sentimiento de que ese dogma también me pertenece y puedo por tanto manipularlo y utilizarlo sin ningún temor.

Estaba una madre llorando la tremenda desgracia de su hijo, y no era una madre cualquiera sino la madre de Dios encarnado en Cristo ¡ni más ni menos! Si nos conmueve el sufrimiento ajeno, cómo podría no conmovernos el de esta madre sagrada, madre de la tierra y de los hombres. Y ese Cristo, un hombre que también somos todos nosotros, sagrado y desolado, crucificado, y su ánima atravesada por la espada. Así es la historia mil veces contada y símbolo central del cristianismo, emocionadamente representado en la pintura y en la música desde el comienzo de nuestra era.

Dicho lo cual, aquí os dejo con el Stabat Mater de Pergolesi, auténtico motivo del post.





1.
Stabat Mater dolorosa
Iuxta crucem lacrimosa,
Dum pendebat filius.
Cuius animam gementem
Contristatam et dolentem
Pertransivit gladius.

2.
O quam tristis et afflicta
Fuit illa benedicta
Mater unigeniti
Quae maerebat et dolebat.
Et tremebat, cum videbat
Nati poenas incliti.

3.
Quis est homo qui non fleret,
Matrem Christi si videret
In tanto supplicio?
Quis non posset contristari,
Piam matrem contemplari
Dolentem cum filio?

4.
Pro peccatis suae gentis
Jesum vidit in tormentis
Et flagellis subditum.
Vidit suum dulcem natum
Morientem desolatum
Dum emisit spiritum.

5.
Eja mater fons amoris,
Me sentire vim doloris
Fac ut tecum lugeam.
Fac ut ardeat cor meum
In amando Christum Deum,
Ut sibi complaceam.

6.
Sancta mater, istud agas,
Crucifixi fige plagas
Cordi meo valide.
Tui nati vulnerati
Tam dignati pro me pati,
Poenas mecum divide!

7.
Fac me vere tecum flere,
Crucifixo condolere,
Donec ego vixero.
Juxta crucem tecum stare
Te libenter sociare
In planctu desidero.

8.
Virgo virginum praeclara,
Mihi jam non sis amara,
Fac me tecum plangere.
Fac ut portem Christi mortem,
Passionis eius sortem
Et plagas recolere.

9.
Fac me plagis vulnerari,
Cruce hac inebriari
Ob amorem filii,
Inflammatus et accensus,
Per te virgo sim defensus
In die judicii.

10.
Fac me cruce custodiri,
Morte Christi praemuniri,
Confoveri gratia.
Quando corpus morietur
Fac ut animae donetur
Paradisi gloria.
Amen.
1.
Estaba la Madre dolorosa
junto a la Cruz, lacrimosa,
mientras pendía el Hijo.
Cuya ánima gimiente,
contristada y doliente
atravesó la espada.

2.
¡Oh cuán triste y afligida
estuvo aquella bendita
Madre del Unigénito!
Languidecía y se dolía
la piadosa Madre que veía
las penas de su excelso Hijo.

3.
¿Qué hombre no lloraría
si a la Madre de Cristo viera
en tanto suplicio?
¿Quién no se entristecería
a la Madre contemplando
con su doliente Hijo?

4.
Por los pecados de su gente
vio a Jesús en los tormentos
y doblegado por los azotes.
Vio a su dulce Hijo
muriendo desolado
al entregar su espíritu.

5.
Oh, Madre, fuente de amor,
hazme sentir tu dolor,
contigo quiero llorar.
Haz que mi corazón arda
en el amor de mi Dios
y en cumplir su voluntad.

6.
Santa Madre, yo te ruego
que me traspases las llagas
del Crucificado en el corazón.
De tu Hijo malherido
que por mí tanto sufrió
reparte conmigo las penas.

7.
Déjame llorar contigo
condolerme por tu Hijo
mientras yo esté vivo.
Junto a la Cruz contigo estar
y contigo asociarme
en el llanto es mi deseo.

8.
Virgen de Vírgenes preclara
no te amargues ya conmigo,
déjame llorar contigo.
Haz que llore la muerte de Cristo,
hazme socio de su pasión,
haz que me quede con sus llagas.

9.
Haz que me hieran sus llagas,
haz que con la Cruz me embriague,
y con la Sangre de tu Hijo.
Para que no me queme en las llamas,
defiéndeme tú, Virgen santa,
en el día del juicio.

10.
Cuando, Cristo, haya de irme,
concédeme que tu Madre me guíe
a la palma de la victoria.
Cuando el cuerpo sea muerto,
haz que al ánima sea dada
del Paraíso la gloria.
Amén.



4 comentarios:

Lansky dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ātman dijo...

Nunca he dejado de contestar un comentario, pero contigo haré una excepción. No por tu comentario de ahora sino por el cúmulo de desencuentros del pasado. Lo siento, porque me habría encantado que hubiéramos sido buenos amigos.

zaida dijo...

te lei y comprendi que a años luz estas de mis escritos....yo escribo claro como el agua del manantial , tu escribes para gente muy culta, yo no lo soy, pero escribo con sangre de mi coraazon....ahora se el porque jamas me digiste nada de mi blog, era de esperar....tu eres fino yo soy ristiquita de cuna. las brujas , ignoramos esas sutilesas en las que tu basas yus escritos. amigo somos diferentes al extremo de decirte ....que no te comprendi y me atrevo a decirte que si me leyeras .....tu entenderias mis palabras y aquello que encierran. un abrazo .zaida

Grillo dijo...

Atman, en mi actual y esxtenso post escribo una espeie de prefacio en el que comento y subrayo lo que Vanbrugh te dijera en 2.014. Me parece que se excedio, y de manera algo tosca.